Historia de lo fijo y lo volátil, Fernando de León

En una de las mesas de cuentistas que hubo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en el 2010, Ignacio Padilla comentó que los cuentistas solían escribir cuentos disfrazados de novelas. El comentario vino a mí cuando terminé de leer el nuevo libro de Fernando de León, Historia de lo fijo y lo volátil.

La historia, fragmentaria y con una voz precisa, tiene dos líneas que no son tan paralelas como parece: por un lado está la vida del judío errante y su interminable búsqueda sobre lo fijo y lo volátil. Por otro lado está tu (sí, tu ambición, estimado Lector) ambición, surgida de las entrañas de una catedral de papel, de encontrar a ese ser inmortal que no puede dejar de caminar. Con estos hilos, el autor nos pasea por tiempos y lugares tan diversos como la crucifixión de Jesucristo, la India en el año 183 d. C., Einseilden, Praga, Paris y el lugar más pobre de Guadalajara en nuestros días.

Los inmortales siempre han sido una inquietud recurrente en Fernando de León, tal como pudimos verlo (aquellos que tuvimos la fortuna de encontrarlo) en su libro Cárceles de inversión. De hecho, volvemos a toparnos con el Conde de Saint-Germain y sus disputas con el diablo que el autor parece disfrutar tanto. Por otro lado, el juego con el lector como personaje ya había sido experimentado antes en el libro Apuntes para una novísima arquitectura (amigos de España, ustedes sí podrán encontrarlo). Si además agregamos una investigación previa al texto, el sentido del humor tan característico del de Guadalajara y su prosa cada vez más pulida, podemos notar que este libro es la conjunción de lo que de León ha mostrado anteriormente.

No es el avance radical que vimos entre Cárceles… y Apuntes… (aunque en medio esté La sana teoría (a por él, amigos de Perú), pero Fernando de León, con este cuento disfrazado de novela, ha puesto una marca más alta para su escritura. La pregunta esta vez no es si va a superarla, ya hemos visto que suele hacerlo; lo importante es si el siguiente paso será tan grande como lo fue su último libro de cuentos o será como el que dio con este. Repito, no es un avance poco relevante, pero es pequeño si consideramos la capacidad literaria que ha mostrado Fernando en más de una ocasión.

Por cierto, si quieren saber más de este autor (del que, creo, empezarán a escuchar más en tiempos venideros), les dejo aquí la manera más fácil de conocer a alguien últimamente: http://fernandodeleon.blogspot.com/

Pásenla bien, pórtense mal y no duden en fruncir el seño por esta despedida tan rara.

By: Manuel Barrozo


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más