Leer

Eso de tener un editor que te presione sin que te pague un sueldo por lo que escribes nunca ha sido divertido. Menos cuando te hace escribir en vacaciones. Mucho menos cuando te hace escribir de libros.

¿Para qué, si nadie lee?

Eso es un lugar común, lo sé. Reformulo:

¿Para qué escribo de libros, si leer no sirve para nada?

Y lo digo porque:

1)    Leer no detiene el hambre en África.

2)    Leer no paga la deuda de Estados Unidos.

3)    Leer no combate el calentamiento global.

4)    Leer no encierra a un narco.

5)    Leer no cura el SIDA

6)    Leer no elimina las religiones.

7)    Leer no detiene una bala.

8)    Leer no erradica la democracia.

9)    Leer no evita que maten a batazos a las focas.

10)  Leer no te hace una mejor persona.

Lo digo en serio. Piénsenlo bien, ¿de qué sirve leer una mentira? ¿Qué utilidad tiene? Cierto, no todos son malos: están los Best-Sellers, esos llenos de frases bonitas. Esos que sólo tienen un camino, una historia y ya. Cohello, Meyer y un enorme etcétera, ellos pueden tener algo de perdón por digeribles, fáciles, simplones.

Pero ellos no.

Esos, los locos mentirosos que envuelven al incauto con una historia que tiene más de un camino. Esos que abren dos, tres, cinco, diez, noventa y nueve, n historias deben ser odiados por crear los objetos más inútiles del mundo.

Claudio Magris, Milan Kundera, Italo Calvino, Dante Alighieri, Miguel de Cervantes, Virginia Woolf, Naguib Mahfuz, Juan Rulfo, Joaquim Machado de Assis, William Shakespeare, Fiódor Dostoievski, Jorge Luis Borges, Thomas Mann, James Joyce, Ngugi wa Thiong’o, Marcel Proust, Edgar Alan Poe, Georges Perec, Fernando del Paso, Robert Musil, Macedonio Fernández, Gergoes Bataille, Juan José Saer, William Faulkner, Franz Kafka, Jane Austen, Gustave Flaubert, Rabindranath Tagore y más, y más nombres (y eso que no me metí con los poetas, otros provocadores de lo inútil).

Pero  de ellos, de todos ellos, el mayor provocador, el gran mentiroso, el peor, es Homero. Ese griego que carga, por razones que nadie sabe explicar, con las dos historias más inútiles del mundo.

Por eso no sirve de nada que gaste mi tiempo escribiendo de libros (sin sueldo) en este espacio, porque leer no sirve para nada.

Y yo soy un amante de lo inútil.

Y la inútil lectura de las mentiras escritas por los enlistados ha hecho (contra mi voluntad) que lea al mundo.

Y eso es inútil porque pocas personas lo leen.

Y no ver las cosas como la mayoría te aleja, te pone aparte, te hace un paria.

Pero un inútil, desde su posición de paria, puede hacer cosas que nadie más puede hacer.

Prefiero ser un inútil y llamarme Ulises a ser útil y (no)llamarme masa.

 

Manuel Barroso


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más