El Arte de la Comunicacion

El Arte de la Comunicacion

Cuando hablas con alguien, quieres arreglar un problema o ganar una discusión?.

La comunicación es un arte porque aunque aparentemente estamos hablando el mismo idioma, las palabras pueden tener un significado distinto, debido a nuestros filtros de percepción, los cuales están basados en nuestra experiencia.

Es por eso que a veces nos sorprendemos de la reacción que nuestras palabras ocasionan en la otra persona, cuando no fue nuestra intención herir, insultar o incomodar.    Muchos pensamos que con ser educados y usar un tono de voz calmado, la comunicación sera madura y positiva.   Es sin duda la base, pero dista mucho de ser “todo lo que se necesita”, como la mayoría de nosotros hemos podido comprobar.

Que frases nos ponen en “zona peligrosa”?.  La lista es interminable, aquí pondré solo los ejemplos que me parecen los mas comunes:
No me estas entendiendo“.   Con esta frase, estamos diciéndole a la persona que nos escucha, que la comunicación no se esta dando de manera asertiva, por su falta de comprensión.   Esta frase tiende a poner a las personas a la defensiva y desviar el tema, porque la persona ‘acusada’ de falta de entendimiento se va a defender y posiblemente atacar con algo como:  “Si entendiendo, lo que pasa es que tu…”  y esta dinámica generalmente termina en pleito donde ambas partes defienden su posición.
Una manera mucho mas asertiva de decirlo es asumiendo totalmente nuestra responsabilidad y evitando decirle a la otra persona:  “Como escucha”.   Por ejemplo:
Tal vez no me estoy explicando correctamente…”.    Con esta frase, evitamos poner a a la persona a la defensiva y nos damos la oportunidad de plantear la situación desde otra perspectiva.   Esta sencilla frase elimina muchos “pleitos”.
“Me haces enojar”  Esta es otra frase que dispara todos los mecanismos de defensa en la persona que nos esta escuchando.   Aquí le estamos diciendo que el/ella tiene el poder de manipular nuestras emociones, que nosotros no estamos en control de ellas.   Por lo general, después de esta frase, la persona opta por rechazar la responsabilidad que se le esta dando con frases como:  “yo no te hice enojar, tu te enojaste porque…”, o trata de llevar un récord para que las cosas sean parejas con frases como:  “Pues tu también me haces enojar cuando…”  y de aquí en adelante el tema principal de la comunicación se pierde, porque ambas partes harán un inventario de todas las cosas que en el pasado “los hicieron enojar”.   Otra comunicación que termina en pleito.
La clave de una comunicación madura, es asumir total responsabilidad de nuestros actos, emociones, reacciones.   La manera asertiva de expresar nuestras emociones, es reportando el evento (sin ponerle calificativos, solo hechos) y la emocion que el evento nos provoca.  Un ejemplo seria:
“Cuando tu gritas, yo siento…”.   En esta frase, estamos reportando el hecho sin calificarlo (calificarlo seria algo como:  “Cuando tu gritas como loca”).  Las calificaciones hay que evitarlas porque la persona se siente etiquetada y una vez mas, se pondra a la defensiva y/o atacara a la persona con otro calificativo”.
Preguntar constantemente durante la comunicación, si lo que nosotros estamos entendiendo, es lo que la persona quiere decir, es sumamente importante, porque como decía al principio, nuestros filtros de percepción, interpretan todo lo que escuchamos, vemos, vivimos, basados en nuestras experiencias previas.  Existen muchas palabras y/o frases, que disparan emociones en nosotros que nada tienen que ver con la persona con la que estamos hablando, sino con experiencias pasadas.  Lo “peligroso’ de este asunto, es que muchas veces no estamos conscientes de este efecto y realmente creemos que la emoción que estamos sintiendo, tiene que ver con la comunicación que se esta dando en ese momento.   No siempre es así y por eso es mucho mas asertivo preguntarle a la persona si lo que estamos entendiendo, es lo que el/ella quiere decir.
“Estas equivocado(a)”  Invalidar/validar pone a la comunicación ‘a prueba’ y la puede volver un debate para ver ‘quien tiene la razón’, en lugar de lograr entendimiento, respeto, aceptación de ambas partes.   Cuando pensamos que la persona tiene una idea errónea, la mejor manera de comunicarlo es:  “Posiblemente eso es así para ti, pero no para mi”.   Esta frase implica que ambas partes tienen el derecho de formar sus propios juicios de valor/opiniones y que lo importante no es ver quien tiene la respuesta “correcta”, sino lograr un entendimiento.  Es estar de acuerdo en tener desacuerdos.
Es realmente importante preguntarnos:  “Que es lo que quiero de esta platica/discusión”.  Muchas veces pensamos que lo que queremos es arreglar alguna situación, cuando en realidad lo que queremos es expresar nuestro enojo, frustración, etc. y nos enganamos pensando que nuestra intención es constructiva.   Si lo que queremos es expresar nuestro enojo, tenemos que ser sinceros con la persona y decir algo como:  “Me gustaría expresarte lo que siento, porque no quiero tener resentimientos y estoy dispuesto(a) a escuchar lo que tu sientes si eso nos ayuda a resolver nuestro problema”.   Asi la otra persona sabe que escuchara cosas que posiblemente sean incomodas y le damos la oportunidad de decirnos si esta preparada o no para escucharlas.   Soltar nuestra ‘verdad’ sin preparar al otro, generalmente produce mas dolor que alivio, porque es muy común que en lugar de sentirnos comprendidos, acumulemos mas resentimiento.
Desde donde escuchamos?.  A veces durante una discusión, en lugar de realmente escuchar al otro, tratando de ponernos en su lugar, lo que hacemos es escuchar para usar sus argumentos contra la persona.   Algo como:  “Ah…a ti te molesto eso, pero el otro día eso mismo que te molesto tu también lo hiciste”…y ahí vamos de regreso al campo de batalla y no a la negociación.
Personalmente opino que una de las herramientas mas valiosas para nuestra experiencia humana (la comunicación) ha sido totalmente ignorada.  Las escuelas no nos ensenan a comunicarnos, solo a repetir lo que otro dijo y es por eso que las relaciones humanas nos cuestan tanto trabajo y muchas veces terminamos aislados y confundidos.    El lenguaje corporal (98% de la verdadera comunicación) junto con las palabras adecuadas, hacen una enorme diferencia en nuestra vida.  Aprender a comunicarnos es fácil si nuestra intención es precisamente eso:  “comunicarnos”, en lugar de “ganar una discusión”.  Eso solo funciona en los debates y por simple hobby intelectual.
Patricia Zanatta

Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más