¿En qué tipo de tormenta estas?

¿En qué tipo de tormenta estas?

Los evangelios relatan dos tormentas que parecieran ser iguales, pero que tienen marcadas diferencias; una está en Mateo 8:23-27 y la otra en Marcos 14; 22-33 La primera gran diferencia es que en una de estas tormentas, Jesús se encontraba con sus discípulo en la barca. Aunque se hallaba durmiendo, él estaba. En la segunda tormenta, si bien no dormía, tampoco estaba en la barca. Se hallaba lejos de sus discípulos, orando en la cima del monte. La otra gran diferencia se encuentra en la duración de las tormentas: la primera se extendió por menos tiempo, en comparación con la segunda.

Estos dos pasajes nos enseñan que hay dos tipos de tormentas en nuestras vidas. Algunas son repentinas y violentas, pero de corta duración. Pero hay otra clase de tormentas o crisis que persisten en el tiempo. En esos casos, pareciera que Dios se ha olvidado o que estuviera jugando a las escondidas. ¿Sabes en qué tipo de tormenta te encuentras? ¿Quieres cambiar tu situación actual?

Primero despierta a Jesús. Cuanto más rápido pidas ayuda, más pronto terminará la tormenta. Clama con fuerzas. Levanta tu oración con fe. Lucha en tu espíritu hasta obtener la respuesta. Si ya has intentado esto y todavía estás en medio de la tormenta, probablemente te encuentres en el segundo tipo de tormenta, las de larga duración. Te esfuerzas, te sacrificas y todo va de mal en peor. Pero la lección más sublime se pude vislumbrar en esa hora de profunda decepción: “El secreto de la victoria está en no retroceder, la clave de la bendición está en permanecer”. No llegas a ninguna parte, pero tampoco vuelves al lugar de donde saliste.

Resiste la tentación de rendirte. No veas lo que falta del camino, observa lo que has logrado ya. Permanece inquebrantable frente a la promesa que has recibido. Aunque estés cansado de luchar y harto de sufrir, aunque estés agotado de tanto pelearle al dolor, no dejes de remar.

Si lo haces un poquito más, quizás en ese instante Jesús venga, calme tu tormenta, te tome de la mano y te ayude a cruzar a la otra rivera, donde los sueños de Dios se hacen realidad y la misión de tu vida es cumplida.

Pedro Anaya

Fuente: Libro “Supérate” de los Pastores Cinalli


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más