Brevísimo apunte sobre la habitual despedida, #YoSoy132 Sí Lee.

Brevísimo apunte sobre la habitual despedida, #YoSoy132 Sí Lee.

“No lean, los hace ver el mundo distinto”…

Quiero hacerte una aclaración a ti, posible lector internacional: vivo en México y aquí se avecina un cambio de presidente. En un mes, este país va a votar por un nuevo gobernante.

Quiero hacerte una aclaración a ti, posible lector de donde seas: soy estudiante (literatura latinoamericana en la Ibero), soy joven, #yosoy132.

¿Y eso a mí que me importa?, podrían preguntar. Y tendrían razón, ustedes vienen aquí a leer sobre libros (ja), no a que les hable de política o mis posturas.

Se equivocan. ¿Creen acaso que mi despedida es mera (disculpen) mamonería? “No lean, los hace ver el mundo distinto” suena a puro alarde. No lo es, maldita sea, no tiene un pelo de alarde, de frase hecha.

Lamento informarles: leer es un acto social, una postura social y, sí, política.

No, no repetiré la cantaleta de que leer los hace seres más informados, preparados y blablablá. Pero tampoco es posible que crean la otra tonadita: “leer me hace escaparme de la realidad”.

Leer es anclarte en la realidad con una bandera distinta, con la posibilidad de otra perspectiva.

Leer es el primer paso para saber entender discursos.

¿Discursos? Sí, discursos. Y con eso me refiero a la forma en que los números de la economía aparecen maquillados y con luz baja para parecer seductores, a cómo cualquier candidato se burla en cuanto promete o a la forma en que un movimiento social delata sus fallas.

Sí, leer pudo hacer ver que los bonos griegos no podían ser tan perfectos.

Sí, leer puede hacer que la población del país en el que vivo vea el mensaje detrás del texto de promesas de los cuatro candidatos.

Sí, leer hace ver que el discurso del movimiento del que me siento parte cojea de algunas de sus mil patas (y a pesar de eso, es la respuesta más confiable ante uno de los aspectos más importantes de la actualidad mexicana).

Eso de leer es, pues, un ejercicio de observación, es aumentar nuestra capacidad relacional y deductiva. Es uno de los muchos lentes con los que se puede ver la realidad.

Tómenme por loco o parlanchín, importa un bledo. Sólo acuérdense de mí cuando escuchen a alguien decir que le encanta La insoportable levedad del ser por la linda historia de amor. Acuérdense de mí cuando alguien diga que El señor de los anillos sólo es una historia de personajes fantásticos, que Stephen King sólo escribe terror efectista, que Matadero 5 sólo es la historia de un tipo que ve extraterrestres.

Ser lector te compromete, amigo. Quieras o no.

Largo de aquí, ve por un libro, por un texto que te rete; es mejor a estar leyéndome. Sólo que, en cuanto lo hagas, ten en cuenta que estás adquiriendo una postura hacia todo lo que te rodea.

Y que, mala suerte, hay que ser congruente con esa postura.

Manuel Barroso


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más