CF, política y caldo de pollo

CF, política y caldo de pollo

Hay nuevo presidente en Paraguay. Las opiniones de algunos no hacen que el cambio suene muy divertido (“A coup is a coup even if it’s legal” I. S. P.).

Piensen rápidamente en tres historias (película, libro, comic, patoaventuras de su abuela) de ciencia ficción. Tienen tres renglones.

1

2

3

Si su lista piensarrápido incluyó Star Wars, Avatar o Tron, lárguense de aquí.

O mejor quédense, como sea.

¿Por qué la pregunta? Eso es simple de responder: quiero parlotear alrededor de un “subgénero” que disfruto mucho.

Todo esto es por culpa de Los juegos del hambre, de Suzanne Collins. No me malinterpreten, me da gusto que la gente lea tabiques tan grandes como para matar a alguien (los libros de The game of thrones también entra aquí). Lo que no me agradaría es que los lectores de Collins no pasen de ahí (habrá quien diga lo mismo sobre los lectores de Harry Potter o de Crepúsculo (piaj), pero ese no es mi tema ahorita). Y digo que no me agradaría porque las obras sin las que la exitosa saga no existiría son entretenidas, son libros muy bien escritos y un despliegue de imaginación descomunal.

Pienso, sobre todo, en la saga de Ender, de Orson Scott Card (El juego de Ender, el primero de la saga, es una joya), en los cuentos de Arthur C. Clarke, en los libros (todos) de Ray Bradbury y –cual dios del panteón –en Philip K. Dick (podría enumerar muchos, pero El hombre del castillo y Ubik son, sin más, dos de los mejores libros escritos en el siglo XX).

Estas son las raíces de la popular saga. Libros, en mi opinión, más entretenidos y mejor escritos que su descendiente.

La recomendación es, pues, que busquen a estos tipos y le den una oportunidad a la ciencia ficción que hace ver a Star Wars y a Los juegos del hambre como prototipos deficientes.

Adiós, los dejo. No lean, les hace ver el mundo distinto. En una de esas descubren que el violento juego que todos jugamos es la realidad y que ésta es más terrible de lo que creían.

 

Cuando esto se publique, habrá un nuevo presidente en el país en el que vivo. Espero, en verdad espero, que el tipo no nos acerque a un escenario como el de La carretera de McCarthy (también léanlo, es una belleza aterradora).

El caldo de pollo es nocivo para el alma.

Manuel Barroso


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más