Tiempo

Tiempo

No tengo tiempo ni siquiera para mí. La mayoría de nosotros ha escuchado esta frase o la hemos dicho y es que es la realidad con la velocidad que va el mundo nunca tenemos tiempo para nada, siempre tenemos algo que hacer o algún problema en nuestra cabeza.

Esto le pasa a todas las personas, nos preocupamos por asuntos y estos mismos asuntos nos consumen todo, nuestro tiempo de dormir, nuestros pensamientos, todo. Pero, ¿qué podemos hacer para evitar esto?

Es muy sencillo, dale a sus problemas sus tiempos, justo como lo dijo Jesucristo cada día tiene su afán, no te preocupes por el afán de mañana. Pero esto no quiere decir que debemos ser irresponsables o flojos.

Las personas que son absorbidas por los problemas, no pueden hacer ninguna actividad bien porque están pensando en el problema que tienen que hacer, y al final nada más te estresas y no haces bien ni una cosa ni otra.

Una cosa que te puedo recomendar es que tomes un tiempo y apuntes tus problemas que tienes, siéntate, léelos y piensa como poder solucionarlos, esto hazlo diario pero solo una vez al día, haciendo esto le pones toda tu atención al problema en ese momento y es más probable que lo puedas resolver que todo un día pensando en el pero haciendo otras cosas, después de que hiciste este ejercicio ya no vuelvas a pensar en el problema en todo el día, hasta el próximo, veras que así te puedes relajar mas y te quitas una carga, así como la solución vendrá más fácil y rápido.

A Dios no le gusta que nosotros sus hijos estemos preocupados por los problemas que tenemos es mas El mismo nos quiere ayudar, una vez escuche una frase que me ayuda cuando tengo un problema, la frase es:

“Nunca le digas a Dios lo grande que son tus problemas, mejor dile a tus problemas lo grande que es Dios”

Y así es, Dios no deja que nadie cargue más de lo que puede aguantar, El sabe donde es nuestro límite y no deja que se pase este límite porque sabe que nos podemos quebrar.

Por eso la próxima vez que tengas un problema no le entregues todo tu tiempo, mejor pídele a Dios que te ayude y veras que el problema no durara y no te estará molestando.

En la biblia en Juan 16:33 Jesús dice lo siguiente:

En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Así que no te preocupes, Jesús ya llevo y resolvió tu problema en la cruz, solo pídele que te guie para saber cómo resolverlo. Que Dios te bendiga en abundancia.

Pedro Anaya


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más