Un dos tres por mí

Un dos tres por mí

Feliz navidad atrasada, feliz año nuevo, felices fiestas, feliz hánuka, feliz fin del mundo, feliz cruda, feliz botonazo, blablabla, inserte aquí lo que quiera. 

La verdad no me gustan estas fechas (los días después de navidad son de posguerra). Si me gustaran y sintiera ese espíritu no estaría frente a una pantalla escribiendo de libros para ti, perdido lector.

Por eso y porque el recalentado de pavo me marea, te voy a contar una historia: desde hace un par de años, la editorial SM está sacando unas antologías de cuento en su colección juvenil. Están ahí porque, parece, en el mundo editorial no hay otra manera de justificar que publiques “subgéneros” (uso la palabra a pesar del desprecio que le tengo a la misma).

Sucede que las tres antologías son todo un show.

  1. Así se acaba el mundo, antologada por Edilberto Aldán, es la más reciente (salió a la venta el 21 de diciembre XD). En ella todo gira, obviamente, alrededor de posibles fines del mundo. Los 19 cuentos forman una selección que, a pesar de sentirse a veces un poco floja, termina siendo agradable de leer, fluida, buena y de lo más entretenida. Con garantías de calidad como el cuento de Alberto Chimal o el de Rodolfo J. M. hasta gratas sorpresas de gente virtualmente desconocida como Agustín Fest o Gabriela Damián, pasando por gente que empieza a pegar fuerte como Raquel Castro.
  2. El abismo, antologada por Rodolfo J. M., contiene puros cuentos de terror. Miedo a la mexicana que no se echa para atrás y mezcla leyendas coloniales, historias prehispánicas, slasjers hollywoodenses y McDonalds en sus historias. Más sólida que la anterior, esta casita de horror contiene a criaturas rarísimos como Alexandra Scheiman, bestias carniceras como Cecilia Eudave o monstruos de grandes garras como Bernardo Esquinca, Toño Malpica o F. G. Haghenbeck.
  3. Los viajeros, a mi gusto la mejor de todas, fue la primera antología de la colección y la que marcó la pauta de cómo ivan a verse (formato, intros, encores y todo eso). Antologada por Bernardo Fernández, BEF. El libro contiene los mejores cuentos de ciencia ficción que han visto la luz en el país en los últimos 25 años (esa es la propuesta de BEF y creo que lo logra). Aquí los nombres van desde Rafael Villegas, Karen Chacek u Orlando Guzmán hasta llegar a Ignacio Padilla, Pepe Rojo o José Luis Zárate (pasando por Gerardo Porcayo, Mauricio José Schwarz o Gerardo Sifuentes).

Libros así, las antologías en general, no sólo son una bola de cuentos: también funcionan como catálogo. Es una muestra de lo que está haciendo determinado autor.

Es una herramienta ideal para que tú, lector, conozcas a un escritor que de otra forma no habrías encontrado y te animes a buscar más su trabajo (y si eres fan de alguno de los tres tópicos arriba mencionados, no te las puedes perder).

Me voy, adiós. No leas, es malo para la salud, te hace hablar con robots, ver monstruos debajo de tu cama e imaginar qué escucharías mientras ves al mundo acabarse.

Manuel Barroso


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más