Poema: Alondra

Poema: Alondra

No me olvidé de ti Alondra,

tus ojos fueron el zafiro de mi niñez.

Qué infancia la mía pegada a tus respiraciones.

El campo, tú y yo alados por tus músculos de marfil

que corrían sobre esos senderos empapados por el orvallo.

 

Alondra, tu crin dibujando las siluetas del viento,

tu fuerte respiración alimentando tus ansias

y tu mirada fija en el horizonte.

No eran más que espacios para mi locura y

mi aventurera fascinación por la libertad.

¿Qué confianza no te habré dado?

Cruzamos arena y agua,

hierba alta y empinadas laderas

todo para complacer al sol que nos perseguía

hacia la luz dorada de la tarde.

 

Y ahora vieja amiga te recuestas en mí

en tus ojos puedo ver que recuerdas nuestra historia.

Historia que te alimenta de mis caricias de mujer,

de estas manos largas y fuertes que te soban en cuello..

 

Amiga, vieja amiga…

¿Te gustaría dar un último paseo?

 

Mauricio Mallet


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más