Maison Artemisia

Maison Artemisia

Embotellar emociones era una práctica habitual en la vieja Europa, tanto como beberlas después de una cuantiosa comida. En el repertorio habitual de los licores digestivos se encontraba una bebida tan estimulante como delicada, la absenta, cuya historia real resulta ser más interesante que las leyendas que la rodean.

En el siglo XIX, las bebidas hechas con absenta cobraron popularidad en la poética Francia, ganando la preferencia del pueblo más que de los grandes artistas como muchos piensan. Para evitar que el vino fuera desplazado de las mesas, los viticultores satanizaron a la Arthemisia Absentum, nombre botánico de la planta de la absenta y de la catedral de esta mística bebida en nuestra ciudad.

S030713-10-BARRA15320-960x645

Asociar el ajenjo con una locura temporal es un hábito que se comparte entre la mayoría de las personas y la vieja prohibición de esta bebida espirituosa le añade un halo de aventura a quien se atreve a probarla, sin embargo Maison Artemisia nació con la firme convicción de ir en contra de esta percepción errónea, ofreciendo a sus visitantes la verdadera esencia de la absenta.

Maison Artemisia no encaja en el entorno, no es normal su atmósfera afrancesada en el ajetreo urbano. Tampoco es común revivir tradiciones tan ajenas a nosotros de una forma tan cuidada y respetuosa, y es que aquí la experiencia alrededor de la absenta empieza desde su cultivo, hecho en la misma maison y que da paso al ritual más puro para preparar un hada verde, el coctel más emblemático y quizá el peor reinterpretado por los entusiastas de la bebida informal.

DSC_0445-960x1444

Por este motivo, la evangelización a cargo del personal de la maison se refleja en sus herramientas de trabajo, máquinas virtuosas que convierten a la absenta y sus complementos en una bebida cuyo aroma y color evocan a historias que solo hemos visto en museos y libros. Probar esta bebida en su presentación más pura es el perfecto comienzo para una velada donde la decoración y la atmósfera son todo lo contrario a la locura de la que tanto nos han hablado, estamos en el lugar perfecto para ir despacio, para abrir los sentidos, para recordar el valor de las cosas bien hechas.

Y sí, aquí la experiencia se centra en el ajenjo, pero se complementa con cocteles de bases tradicionales y expresiones modernas y con alimentos que sobrepasan cualquier expectativa, diseñados para enriquecer el panorama final de un lugar que desde su concepción transgrede los prejuicios y se queda en la memoria gustativa de quienes buscamos mucho más que una noche casual.

 

Alberto Morán


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más