Colombia, Bogota parte 1

Colombia, Bogota parte 1

Colombia ha sido uno de los viajes que más he disfrutado, no solo por realizarlo con mi familia, sino también, por los lugares que visité y la gente tan linda que conocí.

Me gustaría iniciar, comentándoles que mis expectativas eras nulas, pues cuando les platicaba a mis amigos que me iba de vacaciones a Bogotá y Cartagena, lo primero que me dijeron fue: “¿a qué vas a Colombia? ¡No hay nada que hacer allá!”; pero ahora que he vuelto, me doy cuenta de lo equivocados que estaban, tanto, que tendré que dividir este artículo en dos partes, con el fin de contarles lo más que pueda sobre el país colombiano.

Bogotá es la capital de Colombia y como buena capital, es una ciudad tal y como cualquier otra, con sus millones de habitantes, tráfico, restaurantes, malls y zonas fancys a donde ir; de hecho, me atrevería a decir que es muy parecido a la ciudad de Mexico pero en una 3era parte y con un paisaje excepcional al ser una sabana rodeada de diversos cerros.

Nosotros estuvimos ubicados en la ZONA T, la zona de restaurantes y vida nocturna de Bogotá, el cual se me hizo un tipo “Polanco” en CDMX, por su ambiente, arquitectura y desarrollo de calles. Definitivamente el lugar ideal para hospedarse.

El primer día, fuimos a conocer un par de los atractivos turísticos de la Ciudad, entre los que se encuentran el Cerro de Monserrate y el barrio de la candelaria, ambos… ¡imperdibles!

El primero es un cerro con una vista hermosa desde donde se puede ver todo Bogotá y el contraste de colores entre el rojo del ladrillo con el que están construidos la mayoría de los edificios en Bogotá, junto con el verde natural de los cerros que los rodean, es realmente espectacular.

Existen dos formas de llegar al cerro: por teleférico y/o funicular. Yo aconsejo subir en uno y bajar en otro para vivir ambas experiencias y caminar hasta la iglesia tan linda que se encuentra ahí. Les aconsejo también, llevar un suéter o una chamarra, pues aunque el sol esté presente, el frío y el viento del cerro, también lo estarán, puntualizando además que, el clima de Bogotá es impredecible.

Ese mismo día, visitamos el barrio de la candelaria, donde se ubica el centro de la ciudad. Es un lugar muy lindo donde hay calles peatonales y mucho comercio, así como la gran plaza central llamada PLAZA BOLIVAR, donde se encuentra la catedral y edificios gubernamentales estilo español y varios museos que visitar, entre los más famosos son: el museo del oro (donde literal hay solo accesorios de oro antiguos que ver) y el museo Botero de Fernando Botero, un pintor y escultor colombiano reconocido por su peculiar forma de retratar a los humanos con gran volumen.

En cuestión de comida, lo más típico de Colombia son las arepas, una especie de “tortilla” hecha de maíz, pero más robusta; pueden ser dulces o saladas, aunque las más famosas son las rellenas de queso que se comen en el desayuno con un huevo estrellado montado encima; 100% recomendable.

La comida en general me pareció un poco insípida sin mucho sabor, pero tal vez sea mi percepción mexicana que suelo ponerle salsa y chile a toda la comida.

 

En la segunda parte de este artículo les contare de la visita que realizamos a la catedral de sal, la cual fue toda una odisea llegar, así como la experiencia vivida en el famoso Andres Carne de Res, uno de los 50 mejores restaurantes de Latinoamerica.

Claudia Campos Ramirez


Close
Siguenos y forma parte de la experiencia FOGGIA JR
Revista de lujo para jóvenes: Moda, Viajes, Música, Eventos, Tecnología, Literatura y más